Información válida para Ecuador
Información válida para Ecuador
Buscar
Buscar

La diabetes y la ceguera

La diabetes tiene varias complicaciones y una de las más graves es el problema en la visión y la ceguera. La diabetes y la falta de control del azúcar en la sangre durante mucho tiempo, pueden provocar el deterioro de las venas y arterias que irrigan la retina. La retinopatía diabética es irreversible, por lo que una persona que ha sido diagnosticada con la enfermedad, deberá hacerse un chequeo anual para evitar el avance de la pérdida de visión con un tratamiento recomendado por el médico.

La ceguera por diabetes no tiene síntomas tempranos. Una persona puede darse cuenta que la tiene cuando ya ha perdido parte de la visión. Los síntomas más comunes son la visión borrosa, manchas oscuras o flotantes, sombras o áreas de visión perdidas, dificultad para ver de noche o para ver objetos a los costados. Con el tiempo, una persona con diabetes también está en riesgo de glaucoma, cataratas, edema macular o desprendimiento de retina.

La prevención es lo más importante para cuidar la visión en caso de diabetes. Todos los años se debe visitar al oculista después de haber sido diagnosticado de diabetes. Además, se deberá mantener bajo control el azúcar, evitar las grasas, dejar de fumar, tomar los medicamentos indicados por el médico para controlar la diabetes, hacer ejercicio y alimentarse correctamente.

Share:

CATEGORÍAS

CONTENIDO RECIENTE

Salud digestiva en las fiestas

Las fiestas de diciembre pueden ser un momento emocionante y divertido, pero también pueden ser difíciles para la digestión. Con tantas comidas y bebidas especiales

Share:

Publicaciones recientes

ADVERTENCIA

El material incluido en este sitio ha sido generado exclusivamente para los profesionales de la salud con fines informativos, así como destinado a orientar sobre el uso adecuado de los medicamentos y a satisfacer sus necesidades de mayor información científica.

Si usted no es un profesional de la salud, Laboratorios Bagó le sugiere consultar siempre a un médico calificado y registrado.