spinner bago

Farmaco Vigilancia

Ver más
image

El cáncer de piel

06 septiembre 2016

El cáncer de piel es uno de los tipos de cáncer más común y tiene diferentes tipos. El cáncer de células basales, el cáncer de células escamosas y el melanoma que es el más peligroso pero el menos común. Usualmente aparece en las zonas más expuestas al sol como son los brazos, manos, cuello, cara y cabeza.

Los primeros dos tipos de cáncer son más fáciles de detectar en sus primeras etapas aunque no causan síntomas, se presentan como áreas planas, pálidas o amarillas que parecen cicatrices o como manchas rojas que causan comezón. Pueden ser protuberancias rosadas o enrojecidas con bordes elevados y un centro más bajo que podría tener vasos sanguíneos.

También se debe poner atención en llagas abiertas que no se curan con el pasar de los días. El cáncer de células escamosas puede tener aspecto similar, pero en ciertos casos se presentan crecimientos como verrugas en la piel. Es importante conocer los lunares o manchas que tenga la piel y ante cualquier cambio o nueva aparición se debe acudir al médico inmediatamente.

Por otro lado el melanoma, se puede presentar en cualquier parte de la piel y es más probable que invada tejidos cercanos y se disemine en otras partes del cuerpo, por eso es tan peligroso. Los primeros signos de melanoma son los cambios en forma o color de un lunar en poco tiempo, los contornos irregulares, que el lunar tenga más de un color, que sea asimétrico, que pique, o que haya crecimiento de lunares satélites alrededor de un lunar ya existente.

Se debe recordar la regla ABCDE:

A por asimetría.

B por borde irregular.

C por color. Los cambios en el color a azul, rojo, blanco, rosado, púrpura o gris.

D por diámetro.

E por elevación.

Un lunar normal es de color marrón, o canela. Los bordes están definidos y tiene una forma ovalada o redonda. Puede ser plano o en forma de cúpula.

Hay algunos factores de riesgo que aumentan la probabilidad de desarrollar un cáncer de piel. Entre ellos:

  • Personas con piel muy clara
  • Antecedentes familiares
  • Exposición prolongada al sol
  • Quemaduras de sol durante la infancia
  • Bronceado en camas solares
  • Piel que desarrolla pecas con facilidad
  • Personas con ojos azules o verdes
  • Personas con muchos lunares.

Es importante que una persona esté familiarizada con sus lunares y manchas en la piel y que se someta a un autoexamen mensual o al menos cada 3 meses para notar cambios. Se debe revisar todo el cuerpo, incluso entre los dedos de los pies, el área genital y la cabeza. Puedes tomar fotos de tu espalda cada cierto tiempo para notar cambios.

La prevención en este caso, es lo más importante ya que cualquier persona puede tener este tipo de cáncer. Evitar el sol, aplicar bloqueador solar de al menos SPF15 todos los días al menos 30 minutos antes de exponerse al sol y volver a aplicar cada dos horas. Se sugiere el uso de sombrero de ala ancha, de ropa que cubra todo el cuerpo y gafas que tengan protección UVA y UVB.

Si encuentras que tienes cambios en tus lunares, es importante asistir al especialista para que te haga un chequeo exhaustivo de cada parte de tu cuerpo. Si el médico considera que una parte de tu piel puede estar afectada, puede requerir una biopsia y tomará una muestra.

Llegamos a ti

FARMACO VIGILANCIA